Consejos para Ilustrar un Libro 
Publicidad

Consejos para Ilustrar un Libro 

En la actualidad la ilustración de libros ya corresponde a gentes profesionales en diseño gráfico, que antiguamente, casi que se formaban de manera autodidacta o formaba parte de las aptitudes de los artistas. No obstante, puede haber escritores y editores que prefieran hacer sus propias ilustraciones. 

Lo que se debe  saber antes  de crear las ilustraciones

Sin embargo, preparar el arte para un libro no tiene que ser difícil, pero se necesitan saber algunas reglas antes de empezar. Seguidamente, se presentan algunos consejos útiles para facilitar el proceso.

El tamaño total del libro 

Se debe asegurar de que las imágenes que se dibujan encajen con las dimensiones del libro. Asegurándose  de que el tamaño del libro que se quiere es un tamaño estándar con la impresora.

La cantidad de imagenes que se requieren para dibujar

Se debería trabajar con el autor para crear un story board del libro, para que ambos sepan exactamente la cantidad de  imágenes que se necesitan crear. 

Se debe tener cuidado con las especificaciones de la impresora 

Asegúrarse de dejar mucho espacio para las sangrías y no dejar ninguna marca extra en los dibujos.

Escanear  la obra terminada 

El escaneo debe hacerse con una impresora de alta resolución a 1200 dpi y guardar  en .tiff

El Proceso de hacer las ilustraciones

Al momento de diseñar y elaborar las ilustraciones se deben seguir algunos pasos: 

Crear el Storyboard

Si nunca se ha ilustrado un libro antes,  el primer paso para crear las imágenes es trabajar con el autor para crear un story board. Por ello, se recomienda sacar un bloc de papel en blanco y hacer un boceto de cada página con las palabras que el autor ha escrito y los dibujos rápidos de lo que se necesita exactamente para ilustrar la historia. Esto puede sonar como una pérdida de tiempo, pero el libro final será mucho mejor si se ha tomado el tiempo para trabajar de la mejor manera las imagenes. 

Crear las Ilustraciones (obra de arte)

En los viejos tiempos de la publicación, el ilustrador creaba la obra de arte y la enviaba por correo al editor. La obra de arte era fotografiada y se hacían las planchas de impresión y prensas, que aumentaban considerablemente el costo del libro.  

En la actualidad, se dibuja a mano las imágenes y se escanean en alta resolución y nunca tienen que salir del estudio. Además, se pueden crear imágenes en blanco y negro o a todo color y crear archivos digitales para enviarlas a la editorial.

Definir las herramientas

Cuando se hacen ilustraciones, se puede preferir algun tipo de papel como  el Strathmore Smooth Bristol de 11 x 17. Un lápiz HB y un Sharpie negro de punta ultra fina o tinta china. 

También es importante asegurarse de dibujar pautas y marcas en las esquinas con líneas de lápiz muy ligeras que nunca se deben cruzar en el trabajo. Igualmente, todos los dibujos deben estar dentro de esas marcas de corte que están orientadas correctamente con el recorte final del libro. 

Si se está creando una ilustración que va a sangrar de la página, hay que asegurarse  que el sangrado es de 0,125 pulgadas más allá del recorte de la página y luego,  que el área de sangrado está limpia de cualquier marca adicional.

Consejos para Ilustrar un Libro 

Hacer archivos digitales de las ilustraciones

Después de crear dibujos en blanco y negro, se deben escanear las imágenes, que puede ser con un scanner Perfection V600 Photo, que debería estar conectado directamente al ordenador. Escaneando a 1200 dpi y guardar como una imagen tiff. Para  luego abrir  el archivo tiff en Illustrator y  rastrearlo.

El siguiente paso es crítico. Porque se debe hacer clic en el botón expandir rastro para convertir el objeto trazado en senderos o vías. Haciendo esto, ahora sólo se tienen los contornos de los vectores en blanco y negro de la obra (ilustración). Una vez que se desagrupa el fondo, cualquier marca de lápiz residual será eliminada y se tendrán líneas limpias con las que se puede trabajar.

Colorear las Ilustraciones de manera digital 

Este es el momento en que la ilustración realmente cobra vida. Porque, si se ha dibujado con cuidado, ahora se puede colorear la obra de arte en Illustrator. Una vez que se guarda la imagen trazada, es una obra de arte vectorial y se puede ampliar infinitamente sin que pierda calidad. Se guarda como un eps o se exporta como un archivo tiff y se coloca en el archivo del libro de InDesign.

Colorear la ilustración a mano

Si el diseñador o el autor prefieren pueden dibujar y colorear a mano. Recordando dejar un área de sangrado limpia de 0,125 pulgadas alrededor de los cuatro lados de la imagen y crearla en las proporciones correctas del recorte final del libro. 

Una vez que se haya terminado el trabajo artístico, se debe escanear profesionalmente a 1200 dpi preferiblemente y guardarlo como tiff o jpg. Se debe tener cuidado de no dibujar marcas de corte sobre la ilustración, incluso si se está seguro de lo que se está haciendo. Crearla en papel mate si se quiere ver cómo se verá.

Compartir la ilustración con el editor del libro

Una vez que los archivos de las ilustraciones se han creado se deberán  añadir a la nube para ser compartidos con el diseñador del libro. Se aconseja compartir a través de la nube porque estos archivos de imagen son muy grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *