¿Cómo hacer un Libro de Dibujos?
Dibujo

¿Cómo hacer un Libro de Dibujos?

Un Libro de Dibujos 

Los libros de ilustraciones o dibujos son obras cortas, con énfasis en imágenes coloridas que se utilizan para contar una historia. Típicamente están destinados a los niños, por lo que, hay alta variedad y potencial en los libros ilustrados. 

Hacer un libro ilustrado propio tiene bastante trabajo, pero puede ser muy divertido si se tiene una vena creativa. Aunque publicar libros infantiles profesionalmente es mucho más difícil de lo que la mayoría de la gente cree incluso, se puede ganar algo de dinero si el material está a la altura.

A continuación se presentan de manera general los pasos para hacer un libro de dibujos.

Planear el libro

Se deben leer previamente algunos libros ilustrados. Por que si la persona está iniciándose en los libros ilustrados, es una buena idea leer algunos. Leyendo de principio a fin, teniendo cuidado de anotar el tono y el tema, así como las técnicas, rimas, paletas de colores, entre otros aspectos, que el autor ha utilizado para hacerlo. 

No es necesario reinventar la rueda, los trucos que otros ilustradores han utilizado pueden resultar útiles para los propios esfuerzos. 

Pensar  en una idea interesante 

Para los libros ilustrados, una idea apasionante es el factor inicial más importante para el éxito de un libro ilustrado. Si la idea atrae, se refleja en el arte y en la escritura. Del mismo modo, si la idea en sí misma atrae a los lectores, se sentirán mucho más interesados en leer el libro. 

-Se debe pensar en un gran concepto para construir el libro 

Los posibles temas podrían ser sobre alienígenas, animales, cuentos de hadas o incluso una historia. Los libros ilustrados se hacen más a menudo para niños. Teniendo esto siempre en mente mientras se formula la historia. 

Los niños no suelen apreciar tanto la fantasía como la narración pura y directa.

-Reconocer las limitaciones de un libro ilustrado 

La historia tendrá que ser muy simple para que quepa en un libro ilustrado, lo que puede resultar un desafío si se está acostumbrado a formas  más largas.

-Si cuesta encontrar la idea perfecta

Se debería a dar un paseo o leer algunos libros ilustrados ya existentes. Si no, hablar con un niño que puede resultar a veces en un aporte creativo sorprendente por lo práctico.

Planear el diseño 

Aunque los libros ilustrados suelen tener pocas páginas, una de ellas son para la historia en sí misma, las otras suelen ser para aspectos como el título y la información sobre los derechos de autor. 

No hay ninguna limitación si se está haciendo en casa, pero aún así se debe tener una idea clara de la cantidad de páginas que se necesitan  para contar la historia. Se aconseja, elaborar un guión gráfico básico de la forma en que se prefiere que sea la historia, y buscar  formas de ampliar o reducir las ideas según parezca conveniente.

Ilustrar la historia

Los mejores libros ilustrados son simples, pero de alguna manera profundos con las historias que cuentan. Piense en los libros del Dr. Seuss, siempre fueron narraciones muy simples, pero las ideas utilizadas tenían mucho peso. 

Se debe pensar en un concepto elevado que involucre algo que atraiga a una amplia variedad de edades. Aunque se sienta tentado, trate de hacer una historia atractiva e interesante para la gente de todas las edades. 

Muy pocos lectores van a estar realmente interesados en leer una lección velada de etiqueta o comportamiento. Por lo tanto, si se es más un ilustrador que un narrador, siempre se puede ilustrar un historia existente. 

Hay innumerables libros ilustrados en el mercado que están basados en cuentos de hadas clásicos. La inspiración para las historias se puede encontrar al sumergirse en los medios de comunicación, en películas, la música y los libros, que pueden plantillas de buena ilustración para las propias historias.

Crear algunos personajes

La mayoría de las historias necesitan personajes interesantes con los que poblar la acción. Después de haber pasado algún tiempo reflexionando sobre la trama, los personajes deberían aparecer de forma relativamente natural. 

Aunque se debe tener una idea básica del papel que cada personaje habita en la historia, es importante darle a cada uno de ellos un toque personal. Los mejores personajes son fáciles de imaginar que tienen una vida propia más allá de los límites de la narración.

Mientras se  inventan los personajes, también se debería pensar en la forma en que se verán en las ilustraciones. Los personajes visualmente monótonos con un rico perfil psicológico probablemente no son adecuados para un libro de ilustraciones.

Los animales son muy populares para usar en los libros de ilustraciones para niños. Los animales tienen un atractivo universal, y antropomorfizarlos para llenar el rol humano los hace menos ofensivos para algunos lectores. Además,  en general, los animales también son más interesantes para dibujar.

Escribir un borrador de la historia

Se aconseja usar un procesador de textos, ilustrando la historia cómo se crea conveniente, dividiéndola en un claro principio, mitad y final. En esta etapa de la ilustración, no hay que preocuparse por la correcta elección de las palabras. Sólo intentar meter las ideas en un marco básico. 

A partir de esta parte, se puede  añadir el tono del ilustrador y aumentar el juego de palabras. Igualmente, se debe llevar  el recuento de palabras. Cualquier otra cosa será difícil de encajar en el libro y distraerá las ilustraciones. Es mejor ser táctico y eficiente con la elección de palabras, recordando siempre que es un libro de dibujos. 

Dividir el borrador en páginas 

Con la narrativa escrita, se necesita dividirla en tantas páginas como se tenga para la historia del libro. Incluir al menos una acción por panel, de una a cuatro frases por página debería ser suficiente. Haciendo fuerte énfasis en el dibujo, permitiendo que la imagen se exprese lo más posible. 

¿Cómo hacer un Libro de Dibujos?

Editar y finalizar borrador

Es mucho más fácil editar el trabajo cuando está separado en secciones más pequeñas. Concentrarse en una sección a la vez y transformar la plantilla que se tiene con poca escritura con estilo y forma. 

Aunque los detalles varían realmente dependiendo del tono como escritor y del tema, es muy importante mantenerlo conciso y poético, que es esencial para los libros ilustrados. 

Usar un lenguaje simple y efectivo que beneficie a los dibujos que se incluirán. Las rimas sencillas son útiles, pero no se debe construir la escritura en torno a ellas específicamente. La aliteración (repetición notoria del mismo sonido),  es un truco fácil, y hace que la historia suene más melodiosa.

Elaborar los dibujos

Esbozar el storyboard, porque, cuando se trata de ilustrar, hay que tener en cuenta las dimensiones de las páginas para aprovecharlas al máximo. Esto incluye dejar suficiente espacio para el texto, si se va a incluir en la historia. 

Haciendo los dibujos lo suficientemente grandes como para que ocupen una cantidad aceptable de espacio en la página. Para comprender mejor esto, es una buena idea hacer storyboards en miniatura para visualizar el tamaño que deben tener ciertos objetos de la página en comparación con otros.

Hacer una ilustración a doble página (en la que un panel de la historia abarca dos páginas para hacer una imagen más grande) es un movimiento ambicioso si es la primera vez que se hace un libro de dibujos, pero es perfecto para las partes culminantes de la historia que de alguna manera justifican más de un marco.

Organizar y desarrollar las ideas de ilustración 

Antes de que se pongan en papel de forma definitiva, se debe tener una idea muy clara de lo que se quiere que los dibujos ocupen en el espacio de la página. Tener un cuaderno al lado para planificar y desarrollar las ideas a mano alzada es preferible a saltar al libro de ilustraciones de forma improvisada. 

Mientras se planean las ilustraciones, se debe intentar que sean lo más cercanas y aplicables a la escritura como sea posible. Siempre que se tengan dudas, se debería consultar lo que se ha  escrito en la historia. 

Diseñar y practicar el dibujo de  personajes 

La gran mayoría de las historias se centran en las hazañas de los personajes. Para la mayoría de las narrativas tradicionales, se necesita ser muy bueno dibujando (y redibujando), una multiplicidad de personajes. 

Se recomienda pasar algún tiempo practicando los diseños de personajes una vez que se tenga un marco básico para la historia.  Cuanto más se dibuje el personaje, más oportunidades se tendrá de conseguir la apariencia correcta y cambiar las cosas si es necesario.

Añadir dimensión a las ilustraciones

Hacer un libro de ilustraciones en casa, tiene diversos aspectos que se pueden hacer para inyectar vida al arte del libro de dibujos. No se tiene que depender únicamente del lápiz y los rotuladores, otros detalles  como la cinta adhesiva y el papel de construcción de pegado.

Se puede convertir el libro ilustrado en arte tridimensional. Para los fondos con perspectiva de profundidad, se deben recortar formas de papel de construcción y pegarlas cuidadosamente en el fondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *